Lleva una vida saludable en 5 pasos sencillos

En internet, en redes sociales y e casi cualquier lugar, la moda es llevar una vida saludable, ser respetuosos con el medio ambiente, cuidar a los perros y gatos, dejar de usar plástico etcétera.

Pero más allá de la moda, llevar una vida saludable nos ayuda a tener una mejor calidad de vida en general, a tener menos estrés y a disfrutar mejor de las cosas que son importantes.

Pero ¿cómo puedes que puedes hacer para darle a tu vida un giro y ser más saludable?

En este artículo te daremos algunos consejos para mejorar tu vida con sólo 5 pasos que son sumamente sencillos

1. Alimentación

Por ahí se dice que somos los que comemos y aunque suena un poco a cliché, es algo muy cierto. La alimentación es la primera parte de llevar una vida saludable y, quizás, una de las más importantes.

Pero no te preocupes, llevar una dieta que sea saludable y que esté bien equilibrada no es precisamente algo aburrido. La idea principal es garantizar que nos alimentos nos provean de vitaminas, minerales y grasas que sean adecuadas.

No hay que poner tanta ciencia más allá de recordar: mientras menos comida procesada mejor. Procura evitar las grandes cantidades de grasas saturadas, azúcares y harinas y notarás un cambio muy radical en la energía y el ánimo en el día a día.

hidratación

2. Hidratación

Otra cosa que resulta muy básica y que pensamos que todos conocemos muy bien. Sin embargo, a veces se nos olvida la importancia de estar bien hidratados.

No es necesario que tomes litros y litros de agua cada día, en realidad con sólo un par de litros al día es más que suficiente.

Si el clima es demasiado caluroso o si eres un atleta, tal vez necesites algo más que sólo agua sola. Agrega una pizca de bicarbonato de sodio, una pizca de sal, el jugo de medio limón y una cucharada de miel de abeja en un litro de agua.

Esta sencilla receta te ayudará a tener una mejor hidratación de manera muy sencilla y sin gastar mucho.

3. La importancia de un descanso adecuado

Cuando dormimos, el cuerpo aprovecha ese tiempo para cumplir con ciertos ciclos que nos ayudan a recuperar energías y para que todo el sistema en general funcione mejor.

Tener un periodo de descanso adecuado tampoco es demasiado complicado:

Trata de dormir siempre a la misma hora (aunque no tengas sueño.

Duerme en el tipo de colchones que sean adecuados para ti (más suaves o firmes dependiendo de tus gustos).

Procura no usar dispositivos móviles o ver televisión por lo menos 30 minutos antes de dormir.

Si te cuesta trabajo conciliar el sueño, procura darte un baño caliente antes de dormir o recurrir a la aromaterapia.

 para una vida saludable

4. El ejercicio es clave

Si eres de los que no suelen hacer ejercicio cada día, tampoco te espantes. No se trata de ser un atleta de la noche a la mañana.

Procura hacer ejercicios por lo menos 15 minutos al día, ya sea por las mañanas o por las noches, dependiendo de la disponibilidad de horario que tengas.

Comienza con ejercicios ligeros y de bajo impacto como caminar o un poco de yoga para principiantes.

Mantener el cuerpo en movimiento te ayudará a que la sangre fluya mejor, a que los músculos se fortalezcan y general, notarás que la energía aumenta.

5. Cuidado con las sustancias adictivas o nocivas

Algo que también es muy obvio es el uso de sustancias tóxicas. Las sustancias de uso cotidiano más comunes son el tabaco, el alcohol e incluso la cafeína.

Procura evitar el consumo continuo de cualquiera de estos productos, al hacerlo, notarás una mejora inmediata en tu concentración, en la energía con la que despiertas cada día y hasta en la piel.

Al consumir productos tóxicos, el cuerpo está peleando constantemente para combatir los males que estas sustancias le causan. Esto genera que gaste mucha energía para contrarrestar los efectos de las sustancias y las defensas del cuerpo se debiliten.

Lo ideal es evitar por completo el consumo de estas sustancias, sin embargo, si te cuesta mucho trabajo, prueba a ir reduciendo la cantidad progresivamente.

Con estos sencillos pasos, habrás entrado en el camino de la vida saludable y te sentirás mucho mejor.

Breve historia de las camas

La cama es uno de los lugares que más disfrutamos durante nuestra vida, hay veces que la usamos para dormir y otras para hacer otras actividades.

Siempre es curioso saber la historia de las cosas, ¿sabías que las camas eran de marfil?, pues en el siglo XII sí lo eran.

Te dejamos los momentos de este mueble que nos renueva y donde recobramos nuestra energía.

Camas de marfiles y otros materiales S XII

Como se muestra en los marfiles y miniaturas medievales tempranas, incluso los lechos de los príncipes eran notablemente simples.

En los manuscritos del siglo XII aparecen cabeceras de cama mucho más ricas, con incrustaciones, tallados y pinturas y cobertores y colchones bordados.

Para evitar las corrientes de aire, la cama se cerró con cortinas suspendidas del techo.

Al principio, las cortinas se usaban solo para la cama del señor y su dama, pero luego también se usaron para las camas de los que estaban en su séquito inmediato.

Las camas de Europa occidental del siglo XV tenían un respaldo panelado con columnas talladas en las esquinas delanteras, que sostenían un dosel, o probador, del que colgaban cortinas que encerraban los cuatro postes de la cama.

Cama - EcuRed

Una característica notable de estas camas era su tamaño, de hasta 8 x 7 pies (240 x 210 cm); se ha supuesto que en ellos dormían varias personas.

Durante el siglo XVI, las camas se volvieron más decorativas, con mucho trabajo tallado en la cabecera y los postes de la cama.

La cama Isabelina

Una conocida cama isabelina inglesa es la Great Bed of Ware (Victoria and Albert Museum, Londres), que tiene 10 pies 11 pulgadas (3,33 m) cuadrados.

En Francia, el gusto por tales camas apenas sobrevivió a principios del siglo XVII, cuando volvieron a desaparecer detrás de tejidos preciosos; pero en Inglaterra, el armazón de la cama de roble o nogal tallado con paneles y cabecera y probador con incrustaciones continuó hasta la primera mitad del siglo XVII.

Durante la primera mitad del siglo XVII, se hicieron dos tipos de camas, una con un pesado marco tallado y la otra con un marco liviano y tapices elaborados; a mediados de siglo, este último se había hecho frecuente en Inglaterra y Europa.

La segunda mitad del siglo XVII hasta principios del XVIII fue un período de magníficas camas. No menos de 413, algunos de gran esplendor, se describieron en el inventario de los palacios de Luis XIV.

En el siglo XVII la apariencia de la cama estaba determinada por sus tapices, pero en el siglo XVIII el marco volvió a ser visible, debidamente tallado y dorado.

Cabecero ISABELINO en Córdoba - vibbo - 67329256 | Camas, Juego de cama,  Cabeceras

La llegada de las camas de resortes

Con el desarrollo de los resortes en espiral, que se instalaron por primera vez en colchones en la década de 1820, la comodidad de la cama se transformó.

Durante la segunda mitad del siglo XIX, los somieres de metal se hicieron comunes, primero hechos de hierro fundido y luego de tubos de latón.

Una de las principales características del diseño de camas en el siglo XX fue la tendencia a abandonar la cama tradicional, doble o matrimonial, de tamaño estándar, en favor de dos camas individuales o individuales más pequeñas o un colchón tamaño queen o king más grande.

En el Medio Oriente era costumbre hacer camas simplemente amontonando alfombras en el suelo.

Tanto en las miniaturas persas como en las indias del período mogol, los amantes se muestran reclinados en camas diván bajas, con patas talladas en las esquinas y, a veces, también con una cabecera baja.

Las camas elevadas en la china del siglo XIII

Durante la dinastía Ming (1368-1644), o quizás antes, en algunas áreas se convirtió en costumbre encerrar las camas con gasas o redes; más tarde se hizo la cama a lo largo de la pared trasera de una pequeña habitación trasera con una pequeña antecámara cortada por puertas correderas. Estas camas estaban cubiertas con esteras.

La ropa de cama tradicional japonesa, cuyo uso persistió a fines del siglo XX, consistía en acolchados y cobertores acolchados llamados futones dispuestos directamente en el piso, que estaba cubierto con tatami o esteras elásticas de fibra tejida.

Durante el día, los futones se guardaban en un armario y la habitación se usaba para comer y reuniones sociales en general.

A finales del siglo XX, los futones se hicieron cada vez más populares en Occidente.

Las innovaciones exóticas en el diseño de camas en la década de 1960 fueron el colchón de aire inflable y la cama de agua, una bolsa de plástico o vinilo del tamaño de un colchón llena de agua y sostenida en un marco de madera.

Al principio, popular principalmente como una novedad entre los jóvenes, la cama de agua fue más tarde aceptada y se ha utilizado en hospitales, guarderías infantiles y hogares de convalecientes.

Consejos para dormir bien de los atletas

dormir bien

Dormir bien es necesario para cualquier persona, en cualquier edad, en cualquier m omento de la vida. Si tu tienes problemas de sueño o alguien cercano a ti los padece tenemos unas ideas que te ayudarán.

De entre todas las profesiones, una que requiere de un buen descanso todas las noches, es la de deportistas, por esa razón en este posteo te dejaremos algunas recomendaciones que nos han hecho deportistas profesionales y que servirán para mejorar el sueño de cualquiera.

El tiempo de sueño recomendado es igual para todos

Algo que debemos dejar bastante claro es que todas las personas tenemos las mismas necesidades de sueño. Todos, tanto el oficinista como el deportista necesitan tener un promedio de 8 horas diarias de sueño cada día. Esto es una cuestión de cómo el organismo recupera sus fuerzas y toma ese tiempo de inactividad para restablecer su sistema.

Si bien para los atletas es muy importante este tema por cuestiones de rendimiento, para la gente no que no tiene actividad física tan vigorizante, igual es importante para poder tener una mente clara, concentrada y relajada.

Sea lo que sea a lo que te dediques, procura dormir el plazo de sueño mínimo recomendado todas las noches, trata de ajustar tus horarios para que puedas tener ese tiempo intacto.

Un lugar apropiado para el sueño

Para el tema de deportistas de alto rendimiento o profesionales, la cuestión del sueño es tan importante que se han hecho una infinidad de estudios al respecto. Uno de estos estudios demostró que, al configurar un espacio de sueño óptimo, el rendimiento del deportista mejoraba considerablemente.

Desde la iluminación, el despertador, la humedad y la temperatura de la habitación, tendrán un impacto en que tan profundo o que tan eficientemente descansas durante tus horas de sueño.

Busca cortinas gruesas que no permitan el paso de la luz del exterior, incluso en la noche como las farolas de la calle, los faros de automóviles y otros elementos más.

Procura tener la habitación libre de objetos con los que podrías tener un accidente si te levantas a media noche al baño.

Tener vidrios gruesos en las ventanas, contribuye a una disminución importante del ruido del exterior, permitiéndote tener una noche mucho más silenciosa y agradable.

los atletas necesitan dormir

La comodidad de la cama es primordial

Contar con una cama adecuada a tu tamaño y estilo de dormir es fundamental, sino el elemento más importante para obtener una buena noche de descanso.

No todo el mundo tiene las mismas necesidades ni gustos. Hay personas que tienes problemas de espalda y que necesitan colchones más duros, o personas que tienen alergias y que requieren colchones hipoalergénicos, o personas demasiado altas que necesitan un tamaño de colchón especial.

Si eres una persona adulta no busques colchones individuales que pueden ser adecuados para niños. Si vives en pareja, probablemente estarás mucho más cómodo en colchones King size en donde tengas el espacio suficiente para acomodarte a tu antojo.

Los deportistas que deben de viajar constantemente pueden llegar a sufrir por el tipo de colchón que se encuentran los diferentes hoteles donde se hospedan. Una solución a esto es llevar una almohada personalizada que les ayude a tener un soporte del cuello y el cabeza adecuado.

Hoy en día se pueden encontrar muchos tipos de almohadas también y que varían de acuerdo con las necesidades y gustos de cada uno. Trata de hallar una almohada en la que sientas que tu cabeza descansa adecuadamente, no temas hacer pruebas en la tienda de colchones y ropa de cama que tengas más cercana a tu ubicación.

Con estos sencillos consejos podrás dormir mucho mejor y, sobre todo, descansar bien. Espero que sirvan, no olvides dejarnos un comentario y leer nuestros otros contenidos de interés.

¿Cómo arreglar tu espacio para hacer home office?

Este año en particular, muchos hemos tenido que pasar de trabajar en una oficina convencional a tener la necesidad de hacer home office, ósea, instalar una oficina en casa. Por supuesto este es un cambio radical que requiere mucha organización dentro del hogar.

Para que puedas contar con una oficina en casa, con la que no contabas antes, requiere una organización muy específica si no quieres terminar trabajando entre los trastes sucios y pilas de tazas de café vacías acumulándose en tu espacio de trabajo.

Por supuesto, la organización requiere un gran trabajo y concentración, pero estamos seguros de que tendrá un impacto muy positivo a corto plazo. Pero, de manera que esto sea un proceso agradable, te sugerimos seguir los siguientes pasos, al final, descubrirás que no es tan complicado como parece.

escritorio desordenado

Deshazte de eso que en realidad no necesitas en tu home office.

No hay mejor manera de comenzar un proceso de organización que tirando las cosas que no funcionan o que están de más. Elige tres cosas para empezar, detecta que es eso que menos necesitas tener cerca y simplemente deséchalas. Claro, no tienes que tirarlas realmente a la basura, pero puedes guardarlas en una caja y esconderlas en la parte más oscura y profunda de un closet que nunca abres.

Sobre todo, detenta a pensar en eso que guardas más por costumbre que por su verdadera utilidad. ¿Tienes plumas que ya no pintan? ¿Tienes una pila de revistas que ya no vas a leer nunca más? ¿Quizás tienes en mente un portarretratos gigante que nunca ha tenido una fotografía o cualquier elemento decorativo que en realidad no aporta ningún elemento eficiente a tu día a día? Esos son justos los elementos que deben de eliminar de la vista y que ayudarán a tener un área más limpia y agradable.

Archiva, guarda y clasifica

Si lo que necesitas es tener un cierto orden de manera que la organización sea eficiente, no hay nada mejor que contar con un mueble archivero. Ahora, un punto importante es que estos muebles pueden ser un arma de doble filo. Suelen tener cajones muy grandes en lo que resulta muy sencillo meter cualquier cosa y olvidarla ahí por año.

Entonces, como nos hemos enfrentado a este tema del home office de manera tan espontánea, lo mejor será que no gastemos de más, sobre todo en un mueble que podría convertirse en cementerio de archivos viejos y olvidados.

En cambio, contempla un sistema de cajones abiertos en el que no sea posible tener un cochinero sin que te des cuenta. Puedes adaptar viejos cajones de muebles, algún librero al que le puedas dar un nuevo uso o incluso cajas en donde se transportan las verduras, estas suelen ser de un material plástico muy resistente y que puedes pintar fácilmente del color que mas combine con tu decoración.

En este mueble archivador puedes clasificar todo tipo de elementos como:

-documentos importantes

-material de papelería (hojas blancas, lápices, plumas, etc.)

-libros de referencia

Un tablero de seguimiento o pizarrón

Muchas personas, de manera que puedan tener una visión inmediata de qué es lo que deben de realizar a lo largo del día, se apoyan de un tablero de corcho o un pizarrón para plumones. De esta manera podrás tener una organización de actividades del día o de la semana, una vista de la lluvia de ideas que vaya surgiendo o simplemente, mensajes que quieres dejarte a ti misma para no olvidar algo.

Pero, como ya hemos visto antes, este tipo de elementos tienden a convertirse en lugares de acumulación de información poco relevante o un basurero de información.

Como regla general, una buena práctica es hacer limpieza de tus tableros o pizarrones por lo menos una vez a la semana. Puedes establecer un día específico, te recomiendo los viernes cuando ya ha terminado la semana de trabajo, para hacer una revisión exhaustiva de lo que tienes pegado en el tablero. No temas romper pequeñas notas que sabes que no están aportando nada. Recuerda, mientras más limpia esté el área, tendrás una mejor organización de tares y serás más productiva en tu trabajo.

La importancia de los cajones del escritorio

Antes habíamos hablado del escritorio y de la limpieza del área de trabajo, sin embargo, una parte muy relevante de la organización radica en los cajones del escritorio. Por supuesto, no todas las mesas o escritorios tienen estos cajones, pero si los tiene, debes poner mucha atención en esta sección.

De todos los espacios donde solemos acumular cosas poco prácticas o de plano inservibles, son los cajones. Por eso el primer paso es sacar absolutamente todo el contenido de los cajones, en este momento te darás cuenta de lo que en realidad tienes: por cierto, suele ser un momento aterrador cuando te das cuenta de toda la basura que podemos acumular.

Después de limpiar bien los cajones, te recomiendo comprar una charola organizadora, puedes encontrarlas muy económicas y de diferentes materiales, las más comunes son de plástico, pero también hay unos increíbles hechas de madera.

A continuación, ordena el contenido de cada cajón y trata de otorgarle un sentido a cada uno; por ejemplo, el cajón de arriba para material de papelería que se utiliza más, en el segundo algunas hojas o post it y en el tercero, sólo guarda las cosas que no ocupes tanto a lo largo del día.

Eligiendo los muebles correctos

Sabemos ya que esto del home office nos agarró a todos desprevenidos, entonces salir a la tienda de muebles a comprar cosas nuevas puede no ser una idea muy eficiente. Sin embargo, con un poco de creatividad, podremos hacernos de un espacio muy cómodo para trabajar.

Todo comienza del espacio que vas a designar: es un cuarto cerrado que se convertirá en la nueva oficina, estarás adaptando un lugar abierto que solía ser de transito constante en tu casa o usarás un espacio que funcione de oficina durante el día y por las tardes se transforme en un espacio diferente.

Reutiliza muebles como libreros o burós para lograr más espacio de almacenamiento y organización. Puedes adaptar la mesa que sueles usar para comer frente a la televisión o alguna otra superficie que tenga el tamaño adecuado para instalar tu computadora y algunos accesorios.

Lo que, si te aconsejo que compres, es una silla de oficina. Las hay de todos los precios con diferentes cualidades y materiales. Incluso puedes esperar alguna temporada de descuentos importantes como el Buen Fin o Hot Sale para encontrar ofertas atractivas.

Como usualmente pasamos largas horas trabajando frente a la computadora, ya sea trabajando o estudiando, cuando no se cuenta con un respaldo adecuado para la espalda, puedes comenzar a sufrir algunos problemas como adormecimiento de piernas o dolor en la zona lumbar. Contar con una silla de oficina te ayudará a hacer esas largas jornadas laborales en una experiencia mucho menos cansada y más saludable. Piensa en esto como una inversión en tu propia salud.

Pues siguiendo estos consejos podrás tener una oficina en casa mucho más eficiente y organizada, lo cual estará relacionado con tu salud, felicidad e incluso, con tu desempeño en el trabajo mientras dure la época de home office.