¿Cómo tener buenos hábitos al dormir?

Dormir es una de las actividades más placenteras que puede haber, entre mejor se descanse más productivo se puede ser, eso se sabe.

Pero muchas veces el trabajo, el estrés, incluso tu colchón king size puede ocasionarte un mal descanso, y otros factores no permiten tener buenos hábitos para dormir.

Por ello, te decimos todo lo que tienes que hacer para que tú y tu familia puedan dormir muy bien.

El sueño y la familia

Las vacaciones, puentes vacacionales y otros ciclos de descanso pueden eliminar el patrón de sueño de toda la familia, pero algunos trucos inteligentes pueden restablecer el reloj biológico para un sueño más profundo.

Muchos de nosotros culpamos de esto a una versión posterior a las vacaciones de lo que comúnmente se conoce como Sunday Night Fear: ansiedad por volver al trabajo que puede llevar a una noche de insomnio de dar vueltas y vueltas.

Pero, según el reconocido experto en sueño, el Dr. Neil Stanley, ex presidente de la Sociedad Británica del Sueño, el insomnio otoñal es en realidad la consecuencia inevitable de haber disfrutado de un gran verano.

“El verdadero problema para los padres y los niños son todas esas encantadoras tumbas navideñas, siestas y noches llenas de diversión, que alteran el reloj biológico, lo que dificulta el reajuste para despertar a la vida cotidiana normal una vez que volvemos a la rutina diaria ”, dice el Dr. Stanley.

“Al cuerpo le encanta el ritmo y la previsibilidad. De hecho, la mayor parte de la somnolencia se debe a que somos muy malos para ceñirnos a las horas regulares de dormir: ir a dormir y levantarnos a la misma hora todos los días.

“Y las vacaciones son solo una versión exagerada de esto cuando los horarios se salen de la ventana, a menudo durante varias semanas”.

¿Cómo regresar a la rutina después de vacaciones?

La mayoría de las personas asume que las vacaciones son un buen momento para recuperar el sueño perdido, pero a pesar del lujo de las largas siestas por la tarde, es poco probable que el período de vacaciones lo deje sintiéndose más renovado.

“Cambiar nuestra rutina de sueño de esta manera en realidad tiende a dejarnos sintiéndonos desorientados e irritables, en lugar de rejuvenecidos”, dice el Dr. Stanley.

“Sufrimos de una especie de desfase horario estacionario, en el que adelantas tu reloj biológico interno una, dos o incluso tres horas, ¡lo que puede ser casi como cambiar a otra zona horaria! Así que no es de extrañar que realmente tengamos problemas cuando es hora de volver a levantarnos temprano “.

Entonces, cuando te despiertas sintiéndote aturdido, adormilado y desesperado por otra hora de sueño el primer lunes de regreso, es una señal de que el ritmo natural de tu cuerpo se ha desincronizado.

“El cuerpo tiene un reloj natural extremadamente preciso y una hora antes de despertarse comienza a prepararse, como una computadora que se enciende cuando se enciende por primera vez”, dice el Dr. Stanley.

“Pero cuando estás fuera de tu rutina normal, el cuerpo no espera despertarse en el momento en que suena la alarma, por lo que todavía está en sueño profundo y no está listo, por eso te sientes tan agotado”.

En otras palabras, romper los patrones de sueño durante las vacaciones puede hacernos sentir más fatigados que nunca, causar estragos en nuestra capacidad para dejar el sueño y también dejarnos con el desfase horario temprano en la mañana.

La buena noticia es que, con la ayuda de algunos sencillos trucos de expertos, no solo puede hacer que su reloj biológico vuelva a su rutina normal, sino que también puede dormir mejor que nunca.

Consejos para dormir tranquilo

Vuelve a la rutina

“Empiece a irse a la cama más temprano y levántese a la hora normal de trabajo / escuela a partir de esta noche, y continúe durante este fin de semana”, dice el Dr. Stanley.

Engaña a tu reloj biológico

“Si no puede resistir la tentación de quedarse despierto hasta tarde el viernes por la noche, intente acostarse un poco más temprano el sábado para que su reloj biológico vuelva a la rutina”, dice el Dr. Stanley.

Despierta con luz natural

“Necesita luz por la mañana para poner su cuerpo en modo de ‘alerta’, así que tome algunos rayos de sol afuera tan pronto como sea posible después de que se despierte por primera vez”, aconseja el Dr. Stanley.

Intente caminar hasta la estación del metro, el trabajo o la escuela. Luego, por la noche, atenúe las luces de su casa al menos una hora antes de acostarse y apague todos los televisores y computadoras portátiles.

Los niños son prioridad en asuntos de sueño

Es un mito que los niños simplemente se van a dormir cuando están cansados y que no necesitan una hora fija para acostarse.

Dejando a un lado la extraña noche, la rutina de irse a la cama y levantarse al mismo tiempo es aún más importante para los niños.

Los niños necesitan dormir mucho más que los adultos, ya que es fundamental para el desarrollo de su cerebro y cuerpo.

Se ha descubierto que los pequeños que duermen más tiempo se desempeñan mejor en clase y también tienen más probabilidades de tener un peso saludable.

La alimentación es fundamental para lograr un sueño profundo

Cuando comes puede afectar tu reloj interno, según investigadores estadounidenses.

Descubrieron que, además de mantener horarios fijos para acostarse, establecer horarios de comida ayudaba a las personas a manejar los cambios en las zonas horarias o los horarios de trabajo.

Trate de comer a la misma hora todos los días para estabilizar su reloj interno y regular su sueño.

Dormir bien para tener un buen día y mejor salud. Mejor con Salud

Deja de comer pesado en la noche

Los científicos descubrieron recientemente que un vaso de leche y un puñado de nueces de Brasil podrían ayudar a mejorar el sueño.

Los expertos de la Universidad de Pennsylvania estudiaron las dietas y los patrones de sueño de más de 4.500 adultos y encontraron que ciertos minerales y ácidos están relacionados con un mejor sueño.

Por otro lado, es una buena idea evitar el queso y la mantequilla, junto con los alimentos salados y beber demasiado cerca de la hora de dormir, ya que se descubrió que estos factores están relacionados con la mala calidad del sueño.